23/11/14

Desconcierto

No me quiero ir porque no he estado.

Dije que empezaría un camino pero sin jamás trazar una fecha final.

Que gran error fue tomar las cosas con calma.

Han pasado cinco años y sin haber concretado aún nada que me dé un futuro, vivo en un país sin oportunidades donde quienes las han creado se las llevan con ellos. Y quienes las comparten te quieren atar a redes de corrupción.

Hoy no estoy, mañana no lo sé. No hay garantías.

Tengo miedo al mañana, pero tengo miedo a que si lo enfrento hoy mañana no esté. Siento que ese miedo previene cualquier intento de cambiar las cosas a bien o mal.

Escapar es la única salida y sueño de todos porque tras arduas luchas y derramamientos de sangres las calles vuelven al silencio que esconde los descontentos.

Acá ser hipócrita es jugarse la vida.

¿Cuál camino tomar?, ¿qué puedo iniciar sin un presupuesto?, ¿de verdad el mínimo sirve para algo?. No tengo idea alguna, como dije ni siquiera termine el primer camino que me propuse.

No tenemos héroes, y nuestros próceres son usados en ideales que arremeten contra nuestro bienestar.

¿Cuál es la luz que amparara nuestro mañana?.

Imágen por Antonio Luque

No hay comentarios.: