26/3/12

Skynet ya ganó


Si el Internet pudiese medirse en leguas de profundidad, diría que todos los que dicen que están conectados se encuentran en solo la superficie. ¿Cuán real es que el Internet permite liberarte y crear tu propio mundo?. La blogosfera, la twitosfera, la forosfera... Tenemos dimensiones de información que nos encargamos de compilar para nuestra utilidad, y que esta sea herramienta en nuestros perfiles. El usuario se ha convertido en una aplicación dentro de una aplicación para servir a otros usuarios, que son también aplicaciones. ¿O no es eso lo que hacemos al convertirnos en una tarjeta de presentación al ofrecer algo en una red de trabajo?. No es sino hasta ahora que comprendo que Skynet nos termino venciendo en una guerra asimétrica, en la que nos convirtió a todos en Androides esclavos dentro de la Matrix de información de las redes sociales. Además somos promotores de cuanto aparato exprimidor de mentes usamos.

Esclavos felices.
Esclavos dopados.
Esclavos cegados por el supuesto 4to poder.

Sin embargo, es aparentemente posible, o eso creemos cuando creamos nuestro espacio, en el cual cada día hay menos personalización, pues se estandarizan configuraciones masivas y predeterminadas con flexibilidad suficiente para que el individuo no se sienta encasillado e indistinto al resto. Cosa que para los que manejan estas redes les importa un comino, pues solo les interesa ver que material desechable arrojan y convertirlo en algún producto de entretenimiento que a la larga se convertirá tendencia. Y básicamente comerás desechos creativos y catárticos reciclados del colectivo de tu entorno, o los que consideran similares a ti. Somos 2 billones de monos escribiendo novelas para Mark Zuckerberg y afiliados.
Lo he dicho antes, esto del Internet no tiene gracia desde que las notificaciones de deudas te persiguen en tu bandeja de correo electrónico, así que ese espacio donde escapas a entretenerte te lo invade la realidad poco a poco. La 2.0 no es divertida ni es a lo que vamos, pues ya estamos en ella. Una vil virtualización de lo que ves a diario de manera normal para que este al alcance de todos, y estés tan distraído que no notes si es real o no.

Yo estoy en lo más profundo de el Internet, ahogado en la red, queriendo que todos también podamos escapar de lo terrible que se ha vuelto ella.

No hay comentarios.: