31/12/11

Sinfonía, Improviso en twitter 31/12/2011

Cantamos. Todos los días somos una canción que no escribimos.

Yo soy quien se ha decidido convertir en un himno oscuro sin ser escrito.

Las montañas también cantan y también tienen voz con cada brisa que baja de ellas. Pero me pregunto como harán para escucharse tan lejos. 

Es la brisa, aquella que se trepa sobre ellas con el mar incesante que ninguno hoy día puede escuchar.

Por el escucharnos solo a nosotros nos hemos vueltos sordos. Sordos a la realidad, sordos a lo que realmente pertenecemos. 


Escuchamos solo nuestros cantos de culturas que no reconocen los hermanos. 

Hermanos que han sido divididos por clases, etiquetas, y razas.

Por eso cada día que pasa somos una canción que no escribimos, porque todos somos una canción incompleta de una armonía alterada.

Soy un himno oscuro sin terminar de escribir, porque aún sabiendo la verdad, no oigo montañas, ni océanos ni aves. 

Un panteísta es una mentira.

Me han hecho sordo como al resto de los hombres que solo han sido criados para ver asfalto, fuego, metal, y sangre. Soy un sordo.

Poco a poco también a nosotros nos hacen mudos, y un día el único sonido que podremos apreciar será la agonía de la naturaleza que no tendremos.

No hay comentarios.: