10/9/09

In Utero

El dolor ha estado allí desde el comienzo.
Lo conoces desde que naces.
Y de antes de eso solo eres el producto escorioso del placer.
El fantasma de todo lo que has querido ser y no haz podido, estará
en tu bienvenida a la vida, y vendrá a apadrinarte en tu primera
frustración o autodecepción.

Los sueños son esas luces que guiaran tu camino a evadir
y recuperarte de aquel fantasma. La mayoría una vez que
se hace adulto se olvida de ellos, solo para seguir con la vida
de espanto normal que llevan todos los que han abierto paso
a dejar las frustraciones por impotencia.
Al paso del tiempo te podrás conformar con cualquier mentira
que te haga sentir bien, y con el sexo que por cinco segundos
vulgares te acercan a evadir el fantasma y ser quien
quieres ser satisfecho de todo.
El poder decir que eres todo lo que alguna vez
quisiste ser es el mayor gusto que nunca tendrás.

Bienvenido a la vida.

No hay comentarios.: